FPadistancia.org
Áreas Formativas
Secciones
Inicio » Información » Pros y contras de la formación profesional a distancia

Pros y contras de la formación profesional a distancia

Estudiar formación profesional a distancia tiene varias ventajas frente a otros sistemas de formación, pero también presenta algunas desventajas. Aquí vamos a ver cuales son los pros y los contras de la FP a distancia.

La Formación Profesional es esencialmente práctica

Para empezar, es necesario distinguir la formación profesional de otros tipos de estudios, ya sean a distancia o no. La formación profesional es un sistema de estudios esencialmente práctico, su objetivo principal es formar al estudiante para que aprenda un oficio o una profesión sin perder más tiempo del necesario en teorías. Si bien sí que se estudia teoría en FP, se hace solo para que el alumno pueda asimilar los conceptos prácticos y desarrollar su actividad más eficientemente, es decir, la cantidad de teoría que se estudia en formación profesional está calibrada para fortalecer la práctica.

En este sentido, se distingue fuertemente de otros estudios como el bachillerato o ciertas carreras universitarias, donde se prima la teoría por encima de todo. Al finalizar unos estudios tan teóricos, aunque el alumno ha aprendido mucho, no está capacitado para realizar ninguna profesión. En cambio, en FP sucede lo contrario, el alumno habrá aprendido lo justo y necesario para desarrollar con profesionalidad un trabajo, y además tendrá conocimientos prácticos y habilidades que lo harán más eficiente en ese puesto.

Ventajas y desventajas de la FP a distancia

Entonces ¿es posible estudiar FP a distancia?. Se puede argumentar que unos estudios tan prácticos no es posible seguirlos con garantías a distancia, y esta afirmación será cierta en algunos casos, en los que los estudios de FP a distancia deberán complementarse con prácticas en empresas o en centros presenciales. Tales estudios pueden ser, por ejemplo, de tipo sanitario, donde generalmente serán necesarias prácticas en centros de salud. También se incluyen en este grupo de formación profesional muy práctica los estudios de FP en mecánica, carpintería, etc. En todos estos casos, a menos que el estudiante tenga un taller en su casa, será difícil que pueda realizar las prácticas a distancia.

Sin embargo, en otros muchos casos se puede estudiar FP a distancia y realizar también las prácticas a distancia. Este sería el caso de los estudios de administrativo, secretariado, contabilidad, etc. Los estudios de FP más orientados a la oficina requieren unos ejercicios prácticos que, por lo general, se pueden realizar con un ordenador equipado del software adecuado. Los centros de formación profesional a distancia facilitan estas herramientas a sus estudiantes junto con los materiales de estudio del curso. De esta manera, incluso los ejercicios prácticos se pueden realizar a distancia.

Así, vemos que según el tipo de estudios elegidos de formación profesional, será más factible o menos estudiarlos a distancia. La decisión deberá basarse en condiciones objetivas que variarán de un alumno a otro, y aquí es donde unos ejemplos ayudarán a entender de que se habla.

Algunos ejemplos

Un caso favorable: Un estudiante vive en un pueblo mediano o pequeño, lejos de las grandes capitales, y quiere estudiar mecánica. Para estudiar formación profesional debería desplazarse demasiados kilómetros cada día o bien irse a vivir a la ciudad, algo que no se puede permitir por motivos económicos. Sin embargo, en su pueblo hay un taller donde podría realizar prácticas. En este caso, la formación profesional a distancia parece una opción razonable, ya que se estudiará la teoría a distancia y se podrá acceder al taller para realizar prácticas o incluso para trabajar de aprendiz. Los desplazamientos a la ciudad se reducirán a unos pocos, para presentarse a exámenes o a las pruebas libres, que necesariamente serán presenciales, para evitar trampas y que se degrade la reputación de la FP a distancia.

Otro caso favorable: Otro estudiante distinto quiere trabajar de auxiliar administrativo. Vive en una gran ciudad, al lado ce un centro de FP donde se realizan grados medios de Gestión Administrativa. Sin embargo, el estudiante protagonista de este caso tiene más de 30 años, y al centro de FP acuden alumnos de 16 y 17 años. Además no le resultaría fácil compaginar los estudios presenciales de FP con su trabajo actual, debería negociar un cambio de horarios con el jefe que podría complicar su puesto de trabajo. Dadas las circunstancias económicas actuales y la inseguridad en el trabajo, prefiere no arriesgarse. Pero ¿debe privarse de estudiar FP? Pues no, porqué la FP a distancia le permitirá seguir los estudios que quiere sin necesidad de asistir a clases presenciales. El estudiante del ejemplo podrá matricularse a formación profesional a distancia, seguir los estudios por las tardes o por las noches. Como puede realizar los ejercicios prácticos con su ordenador, se reduce su dependencia de factores externos. Es otro caso donde la formación profesional a distancia puede marcar la diferencia entre estudiar o no hacerlo.

Un caso donde la FP a distancia no es la solución: Un alumno que acaba de finalizar el bachillerato se plantea seguir una FP de grado superior. Está en el rango de edades correcto para asistir a clases de FP de grado superior, es decir, en la clase habrá otros alumnos de su edad. Además, aunque quizás deba coger un autobús cada día para asistir a las clases, esto no supone ningún sacrificio económico. En este caso, la mejor elección es prescindir de la formación profesional a distancia y concentrarse en asistir a las clases de FP del instituto más cercano. La juventud juega en contra de los estudios de formación profesional a distancia. La falta de madurez, las necesidades de comunicación y de relación a estas edades, pueden llevar a situaciones de inconstancia en el estudio y probablemente al abandono de los mismos. En cambio mediante el estudio de FP en un centro presencial, se compensan unos factores con los otros, incrementando las probabilidades de éxito del estudiante.

Conclusiones

No se pretende que todas las posibles situaciones de todas las personas estén en esta casuística tan reducida, pero si que servirá de guía para comprender en que casos es preferible optar a estudiar FP a distancia y en que casos no. Se pueden distinguir pues, varios factores que deberán valorarse muy en serio a la hora de tomar la decisión, estos son: la edad del estudiante, la lejanía o cercanía del centro de FP, las compatibilidades horarias, la compaginación de estudios con otras actividades y el tipo de estudios de formación profesional elegidos. Estudiar formación profesional a distancia no siempre será una ventaja, saber distinguir cuando lo es y cuando no puede ser la clave del éxito en unos estudios de estas características. Por eso, es muy importante tomarse un tiempo de reflexión, no ser impetuoso y basar las decisiones en la situación objetiva de cada estudiante.

Te puede resultar útil la lectura de: