FPadistancia.org
Áreas Formativas
Secciones
Inicio » Noticias » Parón de la FP a distancia en los centros públicos
RSS RSS

Parón de la FP a distancia en los centros públicos

La enseñanza pública en España sufre un pesimismo desbocado. Por el lado contrario, la enseñanza privada incrementa sus inversiones, lanza nuevos programas de formación, nueva oferta educativa... la formación profesional a distancia, como parte del conjunto, se ve afectada y nos toca analizar causas y efectos.

Será por aquellas cosas que implica un cambio de gobierno, reformas en el ministerio de educación, o será porque en éste país el sector público está casi paralizado. Llevamos ya desde principios de año sin constancia de ningún otro centro público en donde se imparta Formación Profesional a distancia; tampoco se anuncian nuevos estudios. No se avanza, en definitiva, hacia la esperada reforma de la FP en la que todos los ciclos podrían cursarse a distancia y desde cualquier comunidad autónoma.

Los centros privados, por su parte, hacen su agosto. Aprovechando el parón del sector público, ellos sí, anuncian nuevas ofertas en estudios de FP a distancia, realizan nuevas ofertas, promociones... todo para coger cuanto antes la parte del pastel que está dejando libre la enseñanza pública española. Lo mismo ocurrirá con colegios e institutos, aunque los estudios a distancia son los primeros en poder adaptarse, por la flexibilidad que tienen los centros a la hora de organizarlos: no se requieren aulas, ni contratar nuevos profesores, ni organizar horarios o grupos.

¿Es un anticipo de lo que nos espera en los próximos años? Muchos analistas ya han anticipado esta situación, no seremos nosotros los que la descubramos ni mucho menos, pero es interesante notar como se empiezan a ver las primeras expectativas de una enseñanza privada más fuerte devorando a una pública debilitada y en crisis.

¿Y porqué se hace fuerte la enseñanza privada mientras se debilita la pública? La formación es un proceso fundamental de la vida, todos somos conscientes de ello y actuamos en consecuencia. Por tanto, son muchos los ciudadanos preocupados por adquirir la mejor preparación posible, la Formación Profesional a distancia ha sido una prueba de ello desde ya hace años. Así, se tiene a una gran cantidad de personas demandando un producto: formación, y quién hasta ahora era el mayor proveedor de formación del país se encuentra en una situación de quiebra técnica: gasta más de lo que ingresa y no puede pedir prestado porqué los tipos de interés se han disparado (la prima de riesgo española vuelve a subir preocupantemente). La formación pública no puede ajustarse con facilidad porqué sus trabajadores, funcionarios, gozan de unas garantías laborales sensiblemente mejores que sus compañeros de la privada; además, los centros públicos de FP están atados a una considerable regulación legal como, por ejemplo, límites en el número máximo de alumnos por clase.

Por el otro lado, el sector privado puede realizar ajustes drásticos a sus plantillas, a los salarios y a los recursos que consume. La reforma laboral facilita aun más las cosas, incluso aunque no llegue a ponerse en práctica, el factor psicológico juega a favor de la empresa: un profesor de un centro de formación privada estará más predispuesto ahora que antes, a realizar cambios en su jornada laboral y a ser más flexible con su empresa. De esta manera, la formación privada se puede adaptar con mucha mayor rapidez a los cambios económicos que se producen, que cada vez son más bruscos y rápidos.

Es posible que en los próximos meses o años veamos como éste fenómeno se extiende a otras áreas ajenas a la formación, pero aquí lo que nos atañe es la FP y por eso nos centramos en éste tema. El parón que se está produciendo en el despliegue público de la formación profesional a distancia nos debe poner en alerta, nos indica un cambio de tendencia que, a medio plazo, se extenderá también a la formación presencial. Veremos cada vez más centros privados de FP, con mayor oferta de estudios y mejor calidad. A la vez veremos como la oferta pública en formación profesional (a distancia o presencial) se reduce, se limita y se degrada por unos presupuestos en educación cada vez más bajos.

¿Cuanto durará esta situación? La situación de la FP y, en general, de la enseñanza pública está ligada directamente a la situación económica del país. No se verán cambios en la tendencia que ya se experimenta –y que muchos perciben y anuncian desde hace tiempo– hasta que el sector público sanee sus cuentas, se ajuste el déficit y la confianza en la economía española sea suficiente para que los inversores vuelvan a prestar dinero a unos tipos de interés razonables. No hemos respondido, pues, a la pregunta, sino que la hemos supeditado a otra de la que nadie conoce la respuesta: ¿cuándo acabará la crisis? —Equipo de redacción

27 de Marzo de 2012