FPadistancia.org
Áreas Formativas
Secciones
Inicio » Noticias » ¿Tiene sentido estudiar Formación Profesional en construcción?
RSS RSS

¿Tiene sentido estudiar Formación Profesional en construcción?

Los centros de estudios de formación profesional siguen ofreciendo cursos relativos a la construcción y a la edificación. ¿Tiene sentido seguir preparando profesionales para un sector en clara decadencia?

Cuando hablamos, ya hace algunos meses, de las necesidades en formación profesional en España para los próximos años, ya adelantamos que el ministerio de educación considera imprescindible replantear por completo el sector de la construcción y la formación que reciben estos trabajadores que, en su mayoría, es muy deficiente. Será necesario realizar un análisis de los antecedentes y de la situación actual del sector inmobiliario y de la construcción en este país.

Por seguir un orden cronológico, empecemos con los antecedentes. El boom inmobiliario empezó poco después del año 2001, cuando en Estados Unidos y en Europa se bajaron los tipos de interés (Euribor por ejemplo) a mínimos, en un intento de activar la economía, que ya entonces mostraba signos de desaceleración, debido entre otros factores a un fuerte bajón del consumo. Unos tipos de interés tan bajos, junto con la reciente entrada de España en el euro, propició que los bancos extranjeros, sobretodo los alemanes, decidieran realizar fuertes inversiones en España.

Esto produjo un efecto similar a darle un premio millonario a una familia que siempre hubiera vivido en la misera: el dinero prestado se malgastó por los políticos, en construcciones faraónicas e inútiles, como lineas de AVE y aeropuertos no rentables, por los empresarios en proyectos de construcción mal calculados, y por particulares en viviendas y segundas residencias que, en realidad, no se podían permitir. La cuestión es que la mayor parte de ese dinero invertido en España fue a parar al sector de la construcción, quizás porqué era lo único que los españoles sabíamos hacer.

Durante casi una década hubo trabajo para todos, titulados y no titulados, en el sector de la construcción, que recibió con las puertas abiertas de par en par a todo aquel que quisiera dedicarse. Los jóvenes que no querían estudiar no tuvieron ningún reparo en abandonar su formación. ¿Para qué estudiar si en la construcción puedo ganar más que un titulado universitario? Era una pregunta que se oía habitualmente y lo peor, es que entonces era cierta. Cientos de miles de estudiantes españoles abandonaron su formación y se unieron a otros tantos cientos de miles de extranjeros, que llegaron también sin formación para trabajar en la construcción.

Pero una situación como aquella era por completo insostenible. Así se comprobó en 2008 y en los años sucesivos. La situación actual es que la actividad de la construcción está prácticamente paralizada, y que todos aquellos que abandonaron sus estudios o que llegaron del extranjero sin formación están en el paro sin perspectivas de encontrar trabajo.

Los expertos afirman que la situación del sector inmobiliario y de la construcción no se recuperará hasta, por lo menos, dentro de diez años. Y aunque se recupere, su actividad no volverá a ser tan frenética nunca más, ya que otra burbuja inmobiliaria no es posible en las próximas décadas. Calculan que la vivienda seguirá bajando hasta 2015 y que luego el precio se mantendrá estable. El motivo de la bajada de precios y también de que el sector de la construcción no arranque, es que existe un parque de viviendas construidas de dos millones de unidades, cuando la demanda ha bajado a menos de 200.000 unidades al año. Eso significa que hay viviendas construidas para los próximos diez años.

Si no es necesario construir nuevas viviendas ¿tiene sentido la oferta de títulos de FP en construcción? Sí, tiene sentido porque hay que tener en cuenta otros dos factores muy importantes:

Hay indicios, basados en comentarios del ministro de educación y en notas de prensa del ministerio, de que el Gobierno va a reformar por completo mercado laboral de la construcción. Una medida más que probable y, por lo demás muy razonable, es que sea obligatorio poseer un título de Formación Profesional para poder trabajar legalmente en la construcción. Es decir, se va a regular el sector para evitar situaciones de empleo irregular, blanqueo de capital y demás trapicheos que se produjeron durante la época de la burbuja.

Por lo demás, es totalmente razonable que se exija una titulación para los trabajadores de la construcción, igual que se hace ya en otros sectores como la sanidad. Uno no puede entrar a trabajar en un hospital, si no no posee una titulación apropiada para su puesto de trabajo. De la misma manera, uno no podrá trabajar en una obra si no tiene un título mínimo de formación profesional, que acredite sus conocimientos de construcción y de las normativas vigentes.

Existen ya varias titulaciones de FP de la rama de construcción, algunas de las cuales pueden estudiarse a distancia, como el grado superior de FP en construcción a distancia o el grado medio de FP a distancia en albañilería. En los próximos años, se estudia la ampliación de esta oferta de títulos de FP además de fomentar su estudio, especialmente a quienes se dedicaron al sector de la construcción y ya tienen experiencia, de forma que puedan acreditar sus conocimientos y pasar a formar parte de la mano de obra cualificada. —Equipo de redacción

10 de Mayo de 2012