FPadistancia.org
Áreas Formativas
Secciones
Inicio » Noticias » El copago en formación profesional ya es un hecho
RSS RSS

El copago en formación profesional ya es un hecho

Tal como han ido anticipando los comentarios que, durante los últimos meses, han realizado diversos dirigentes del partido en el Gobierno, el copago en estudios de formación profesional entrará en vigor para el próximo curso en algunas comunidades autónomas.

Hace unos días comentamos las palabras de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en las que ya se advertía de que los únicos estudios que deben ser gratuitos son los obligatorios. Según la constitución española, los únicos estudios obligatorios son los que se cursan de 6 a 16 años, que en nuestro país se conoce como Enseñanza Secundaria Obligatoria o ESO. Según esta interpretación, cualquier otro tipo de estudios que caiga fuera de ese rango de edades, al no ser obligatorio tampoco tiene porqué ser gratuito, abriendo las puertas así a cobrar los estudios de Formación Profesional de grados medio y superior y también el bachillerato.

En linea con los comentarios de Esperanza Aguirre, el ministro de educación José Ignacio Wert ha indicado que el hecho de que las enseñanzas no obligatorias como la FP sean gratuitas es un modelo, pero que pueden instaurarse otros distintos. Lo que, en la práctica, entendemos como seguir con el mismo modelo de FP pero cobrando, que es lo que ya se ha puesto en práctica en Cataluña, comunidad pionera en cobrar servicios públicos por los que el ciudadano ya ha pagado con sus impuestos, ¿acaso es eso lo que significa “copago”?

En Cataluña se pagarán 360€ cada año por estudiar FP de grado superior. ¿Porqué solo en la FP superior? Se argumenta que este nivel de FP tiene un carácter de enseñanza superior, en la linea de la universidad y, si los estudiantes universitarios han visto como se disparan sus tasas, es lógico que en la FP de grado superior también se cobre, porqué de lo contrario podría producirse una fuga constante de estudiantes universitarios hacia FP de grado superior, perdiendo así los ingresos que producen las tasas universitarias. No es que ambos estudios sean equivalentes, pero en la actual situación económica, y con cada vez más titulados universitarios en el paro, es lógico que las enseñanzas universitarias no se valoren como antes. Además, debido a noticias como ésta, cada vez son más los estudiantes que prefieren la FP frente a la universidad.

Es más que probable que en los próximos meses, otras comunidades se unirán al camino abierto por Cataluña y avalado por el ministerio de educación, de implantar un sistema de copago en formación profesional y quizás también en otros estudios como Bachillerato, además de subir las tasas universitarias aun más. Las dificultades de financiación de las comunidades unido al déficit que acumulan y a las recientes amenazas de intervención por parte del gobierno central, incrementan la tentación de los gobiernos regionales a subir o incluso inventar tasas como éstas.

¿Porqué la tasa 360€? Irene Rigau, consejera de enseñanza en Cataluña, ha usado un argumento tan frívolo como compararlo con el precio de un iPhone, viniendo a insinuar que si los jóvenes están dispuestos a gastarse esa cantidad en un teléfono bien pueden pagarlo también para sus estudios. Estos comentarios están de más, pues seguro que la cantidad se ha calculado en base a otros parámetros, pero usar un argumento tan pobre es, cuanto menos, insultante, porqué ni de lejos todos los jóvenes tienen dinero para comprarse un teléfono de altas prestaciones en los tiempos que corren.

La importancia de una formación profesional pública y gratuita

Los servicios públicos gratuitos en general, y la formación profesional en particular, aportan dos grandes ventajas a la sociedad que los implementa. Por un lado, aportan un servicio imprescindible como es la formación, a todos los ciudadanos que debido a sus rentas o su situación laboral no podrían permitirse unos estudios. Es por tanto una manera de dar oportunidades a personas que estarían abocadas a la precariedad por el único hecho de pertenecer a una familia sin recursos. Estas personas, con una adecuada formación profesional serán tan productivas como cualquier trabajador procedente de familias con mayores recursos económicos, y se sumarán a la mano de obra cualificada que hace avanzar un país.

Por otro lado, los servicios públicos gratuitos son una competencia constante y feroz con la empresa privada, que debe esforzarse para dar un valor añadido a los servicios que cobra. Así, el hecho de que en España exista una FP gratuita, obliga a mejorar los sistemas de estudios de los centros privados de FP, que deberán ofrecer algo más a sus estudiantes para que no opten por la FP pública que sale gratis. Un claro ejemplo es la FP a distancia que ofrecen algunos centros privados, un hecho diferencial que los distingue de los institutos públicos y que permite que personas de todas las edades puedan volver a estudiar. —Equipo de redacción

21 de Mayo de 2012